Cosas que debes saber sobre la mamoplastia

¿Estás pensando en realizarte una mamoplastia y tienes serias dudas sobre la operación? Nosotros somos expertos en la técnica de mamoplastia, y es por ello que queremos darte toda la información que poseemos para que, de un simple vistazo, conozcas sus ventajas, problemas que puedas llegar a tener, precios, consejos para después de la operación …

Queremos que te sientas segura de tu decisión, por eso te animamos a que nos leas tranquilamente y despejes así todas tus dudas sobre la operación de mamoplastia.

Prótesis de las mamoplastias

Hace relativamente poco se descubrió un gran fraude con el tema de las prótesis PIP. Es normal que te asuste el hacerte una mamoplastia, pero te podemos asegurar que actualmente es el mejor momento para ello. Después de ese gran escándalo, se puede decir que las prótesis están, más que nunca, controladas por numerosos organismos, donde se han establecido nuevos protocolos.

protesis submuscularLa medicina estética en España se rige por leyes que garantizan la seguridad de los pacientes. En el caso de las operaciones de mamoplastia, existe una regulación de las prótesis que se utilizan para las intervenciones. En nuestro país, el Ministerio de Sanidad y Consumo y la Comunidad Europea deben aprobar todos los rellenos de silicona que salen al mercado para usos estéticos. Los distribuidores envían al Ministerio el número de referencia de cada implante, junto con los datos del paciente, para que este último siempre pueda ser localizado y se lleve un control exhaustivo de los productos que se venden.

Por otra parte, la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE) y el Ministerio de Sanidad trabajan juntos en un registro de este tipo de material. Con estas medidas, la fiabilidad de este tipo de prótesis está prácticamente asegurada para las pacientes.

Operación de mamoplastia

Las operaciones de mamoplastia han evolucionado mucho a lo largo de los últimos tiempos y en la actualidad se han convertido en un proceso habitual bajo diversas condiciones y factores. Se realizan de manera común, por ejemplo, con el objetivo de realizar aumentos en la talla de pecho. Esta operación, conocida de forma habitual como aumento de pecho, se ofrece por parte de numerosos servicios clínicos y se ha convertido en una tendencia entre miles de mujeres de todo el mundo.

Mamoplastia de aumento

Las mamoplastia de aumento se realizan bajo un proceso que implica el uso de implantes
colocados en una de cuatro posibles posiciones en la mama de la mujer.

Una de estas partes es la subpectoral, que implica que el implante se ha colocado en una posición entre el plano costal y el músculo pectoral mayor. Otra de ellas es la subglandular, que como su propio nombre indica sitúa el implante en una posición colocada debajo de la glándula mamaria. En tercer lugar, la posición subfascial, indica que el implante está entre el músculo pectoral, tal y como ocurría en el subpectoral, pero entre este y la aponeurosis. Y por último, la posición submuscular coloca el implante debajo del músculo principal pectoral.
aumento de busto
El preoperatorio y el estudio de la paciente ayudan a determinar los pasos más recomendables y eficientes cara a realizar el implante, siendo un tipo de mamoplastia que no implica un riesgo y que ya es muy común.
En el proceso de la operación hay cinco vías que se pueden usar para introducir los implantes necesarios a la hora de ganar talla de pecho. La vía axilar significa que el implante entra por la cúpula axilar, a la cual se le realiza una incisión.

La vía areolar utiliza una incisión realizada justo en el borde de la areola y el pezón, mientras que la vía submamaria se plasma con una operación que toma como punto de partida el pliegue submamario. Por el lado de la vía transumbilical, es un proceso muy poco habitual, que utiliza una incisión en el ombligo. En último lugar se encuentra la vía transabdominal, que sigue la filosofía de la transumbilical, pero permitiendo que al mismo tiempo se realice una abdominoplastia, lo que es común en operaciones de estética.

En cualquier caso, es habitual que siempre se valore a cada uno de los pacientes a fin de poder descubrir cuáles son los parámetros de implantación que mejor encajan en su físico, anatomía y características en general.

Mamoplastia de reducción

La mamoplastia de reducción es muy útil para aquellas mujeres que sufren molestias en su día a día, como dolor de cuello, cabeza, hombros y espalda debido a contar con unos pechos demasiado grandes y pesados. En algunos casos los pechos pueden tener un peso de entre 500 y 1000 gramos por cada uno, provocando problemas habituales en la mujer con estas dimensiones de pecho. No solo producen dolores, sino que a largo plazo se pueden convertir en causas de problemas de salud, como una mala respiración o una circulación sanguínea que no alcanza los niveles adecuados.

Este tipo de operación también requiere un preoperatorio de largo seguimiento, dado que se deben tener en cuenta muchos factores distintos. Hay, en este sentido, varios procedimientos quirúrgicos que se pueden valorar para la operación.

Existe la técnica de pedículo inferior, la de cicatriz vertical, la técnica de cicatriz horizontal, la lipectomía y una última en la cual no se puede implementar sensibilidad en el pezón, la cual solo se recomienda en casos concretos, como mujeres diabéticas o de
altas posibilidades de sufrir isquemia.

Postoperatorio

El postoperatorio es de una importancia fundamental en ambos tipos de mamoplastia. En la de aumento hay que tener en cuenta que las cicatrices todavía están en desarrollo en un plazo de alrededor un mes y medio después de la intervención. Las cicatrices comenzarán a desaparecer con el paso de los meses, siendo importante tener paciencia.

Si bien cada mujer es un caso único en sí mismo, es conveniente tener en cuenta que el postoperatorio debe incluir poner esfuerzo por parte de la paciente. Se recomienda realizar actividad para hacer que el cuerpo actúe de manera habitual, variando la intensidad y el nivel en base a las posibilidades de cada mujer. En ocasiones los postoperatorios actuales, cuya eficiencia ha aumentado mucho, permiten que haya mujeres que en un plazo de 24 horas ya han retomado una vida normal. En otros casos, con o sin calmantes que se pueden utilizar para aliviar los dolores, el postoperatorio ha durado semanas antes de poder regresar al día a día.

El postoperatorio en la reducción de pecho implica esperar el mismo tiempo en relación a
las marcas, mientras que el tiempo estimado de recuperación es de tres meses. No obstante, un día después de la intervención se puede comenzar a recuperar un ritmo diario adecuado, sin grandes esfuerzos, pero introduciendo duchas desde el primer día del postoperatorio. Los dos tipos de mamoplastia requieren seguimiento.

Precios de la mamoplastia

Los precios de las mamoplastias suelen contar con tarifas similares a través de las distintas clínicas y firmas especializadas en su realización.

La tarifa estándar ronda entre los 3.000 y 4.000 euros, dependiendo de la época, si existe una promoción o no y de las distintas condiciones que se tienen en cuenta en cada paciente.

¿Te ha sido útil esta información? Por favor, compártenos en tu red social favorita :)

Twitter0Google+2Facebook0